Verónica y Víctor

Verónica y Víctor

Verónica y Víctor : una boda con corazón de dehesa.

Como tenemos esta tierra tan maravillosa, y tan extensa, esta vez nos fuimos a la raya, a Jerez de los Caballeros. Allá donde vemos la huella de la Orden de Santiago, con aire portugués pero con un corazón extremeño puro.

De allí, nuestros novios. Después de vueltas por el mundo…¡20 años de vueltas, se dice pronto! En su Jerez natal tuvo que ser.

Una celebración que aunque contaba con invitados de los cinco continentes (habitados), fue una celebración de lo más familiar.

La ceremonia religiosa se celebró en la Iglesia de San Miguel Arcángel de Jerez de los Caballeros. Lucía un cielo azul y un sol radiante, de esos que tenemos en mayo en Extremadura.

Víctor, sonriente, recibió a todos sus invitados y con una sonrisa más enorme, aún si cabe, esperó a Verónica. Él tan nervioso; ella, tan serena.

 

Todo estaba listo. ¡Qué suene la música, está aquí la novia!

 

¡Qué vivan los novios! Una vez pasado la ceremonia civil, ahora se avecina lo mejor, la celebración.

Mientras tanto, en la finca, todo estaba listo para la llegada de los novios. Una finca familiar preciosa ubicada en pleno corazón de la Dehesa extremeña, donde nuestra tierra casi ya cambia su nombre por el de Andalucía y Portugal. Un lugar lleno de encantos y de recuerdos para los novios y muchos de los invitados.

 

 

Creamos un rincón de bienvenida para todos los invitados que provocase una reacción maravillosa solo con mirarlo. ¡Una explosión de color y olor! No sabéis como olían las penas y las rosas que nos trajeron Verde Oliva.

La decoración general iba en una línea de tonalidades claras: beiges, dorados, tierras y celestes. Por eso, quisimos darle un toque más fuerte con las flores, para que así pudieran destacar también entre la inmensidad del verde de la dehesa.

El coctáil se desarrolló bajo una carpa beduína ( Carpa 10) complementado mesas altas de coctáil con una zona más especial de chill out de rafia con sombrillas balinesas.

La comida sucedió en otra carpa abierta completamente para dejar todo el protagonismo a las vistas. Mesas redondas con dentro de flor en alto, en los mismo colores que habíamos marcado todo, a juego con el menaje. ¡Quedó divino!

Para la colocación de los invitados necesitábamos un espacio grande. Un espacio en el que pudieran pasar los invitados, ubicarse pero sin agolparse. Por eso creamos una gran estructura de flores. ¡Qué difícil fue crear un espacio natural que aportase y no restase importancia a toda a naturaleza de alrededor!

 

Desde luego, si algo no faltó en esta celebración fueron muestra de cariño. Ninguno de sus invitados quiso dejar pasar la ocasión para expresar lo especiales que eran los novios. Hermanos, compañeros, amigos…¡Vivan los besos y los abrazos!

Y calló el sol. Y los novios estaban más radiantes aun. El sol brillaba fuertemente, como si el también estuviese invitado a la boda. Y de camino a la fiesta, nuestro novios se quisieron, se besaron, se miraron…

Y llegó el momento que tanto deseáis, en el que os soltáis y disfrutáis más aún, si cabe. Es en ese momento cuando siempre nos decís .”Qué rápido se está pasando” Por eso siempre os decimos que los disfrutéis al máximo. Desde antes del día B, disfrutad de los preparativos, de las felicitaciones, de los nervios… Todo eso forma parte de casarse.

Y Verónica y Víctor, quisieron regalarle a sus invitados un buen rato con un baile de lo más divertido. Un baile que era preludio de todo el festón que vendría después de manos de Hey Mickey! y que invitaba a que non aún invitado se quedase sentado.

 

 

 

 

 

Fotografía: @elmarcorojo

Vídeo: @unpardemedias

Venue : Finca privada

Decoración y Coordinación: @essenciasdeboda

Flores: @VerdeOliva

Novia: Pronovias

Muah: @jesusbaezpeluquero

Catering: @eventosdanigarcía

Música: @ponchelina

DJ: @heymickey!

Sin comentarios

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.